lunes, 2 de julio de 2012




leemos

el cortador de cañas

.....me han contado muchas historias de la vida mimada de la señorita Oyu. Tenia tres o cuatro criadas a su servicio. cada vez que se lavaba las manos, una criada vertía el agua y otra estaba al lado con la toalla y cuando extendía las manos mojadas, la criada las secaba cuidadosamente. Sus propias manos no las utilizaba casi nunca, ni para ponerse una media ni para lavarse en el baño......


junichiro
tanizaki

2 comentarios:

  1. Ese libro está lleno de partes picantes

    ResponderEliminar
  2. asi es...te las dono para su pronta publicación...

    ResponderEliminar